“Me siento tremendamente afortunada de poder vivir una Macabeada con personas del todo el mundo”
.
A pocos días para que comiencen los Panamericanos de México, dialogamos con Alexandra Epstein, jugadora que participará en dos de las disciplinas del voley, indoor y beach, en la categoría Open. Una de las grandes representantes del EIM se mostró sumamente feliz de poder estar y manifestó: “Siento que cada Macabeada es una oportunidad de crear nuevos lazos y fortalecer los existentes”. Entusiasmada con lo que está por venir, expresó: “Imagino que me voy a encontrar con una mezcla entre nuestras tradiciones comunitarias y las mexicanas. Estoy ansiosa de ver cuál será el resultado”. ¡Mira la nota completa!
.
“Para mí poder decir presente y representar al EIM en una Macabeada es mucho más que representar a un club, es poder representar a Chile y a la comunidad judía. Poder decir presente es un reflejo de un proceso de preparación que, a pesar de tener altos y bajos, dio frutos y que me permite continuar participando activamente en nuestra comunidad mediante una de mis pasiones, el deporte”, comenzó diciendo Epstein.
.
Y continuó: “Esta Macabeada es un sueño cumplido de todas maneras y por dos razones principalmente. Primero, nunca pensé que tendría la oportunidad de poder jugar en tres Macabeadas seguidas (Chile 2015, Israel 2017 y México 2019). Segundo, es primera vez que viajo a México y tener la oportunidad de poder conocer un país en el contexto de una Macabeada es un privilegio increíble”.
.
Una de los momentos más emocionantes es la ceremonia de apertura, y al respecto dijo: “No sé bien qué esperar, pero me imagino que superará mis expectativas. Cuando me contaron que las entradas se habían agotado y que seríamos 16.000 personas me sorprendí y emocioné enormemente. Creo que cuando uno llega al país donde se juega la Macabeada todo es bastante irreal, como un sueño, la ceremonia de apertura es lo que te aterriza y te dice estás acá. Me imagino que será tremendamente emocionante y que cantar todos juntos el Hatikva me ponga los pelos de punta como siempre”. 
.
“Me siento tremendamente afortunada de poder vivir un evento como este con personas del todo el mundo. Siento que cada Macabeada es una oportunidad de crear nuevos lazos y fortalecer los existentes. En mi caso particular, aún mantengo contacto con personas que he conocido en Macabeadas anteriores y me he podido juntar con ellos en sus países. Una de las cosas increíbles de esta experiencia es que uno comparte con cientos de personas de distintos países, culturas y edades, pero con todos tenemos algo en común que nos une, poder representar a nuestra comunidad a través del deporte”, manifestó con mucha alegría.
.
“He compartido las dos Macabeadas anteriores con mis papás, pero como mis fans. En el 2017 me acompañaron hasta Israel y es gracias a su apoyo y amor por el deporte que voy a todas las Macabeadas que puedo. De hecho participé como voluntaria de gimnasia artística en las Macabeadas de Chile 2003. Si, a mis 9 años. Y ellos me llevaban y acompañaban a todos los eventos, aunque no compitiera”, señaló, contando un poco sobre su pasión y la de sus padres por este tipo de eventos.
.
Por su parte, se tomó un momento para hablar del Estadio Israelita Maccabi: “Yo creo que muchos en algún minuto hemos participado en alguna actividad del EIM. Muchos nos criamos yendo a hacer deporte, a las festividades, a la piscina en verano, etc. Es un lugar de encuentro para nuestra comunidad y nos permite poder representarla a través del deporte. Creo que lo que lo hace especial es que permite que nos conectemos con esa parte que tenemos todos en común”. 
.
Para cerrar, Alexandra expresó con muchísima ilusión: “Para México 2019 me espero la mejor Macabeada Panamericana hasta la fecha. Me imagino que me voy a encontrar con una mezcla entre nuestras tradiciones comunitarias y las mexicanas. Estoy ansiosa de ver cuál será el resultado”. 
.
¡No falta nada! ¡Se vienen los Panamericamos!
¡Vamos EIM!
.
Por Jonathan Steingard - Diario Stampa en Chile