"Uno de los eventos macabeos más importantes de sus vidas”

Caté Ibarra y Ricardo Brizzola son entrenadores del EIM, por fútbol y básquet respectivamente de las categorías menores, y ambos coinciden en que los Panamericanos de México serán uno de los acontecimientos más significativos en la vida de los chicos, más teniendo en cuenta que para muchos será su primer Juego Macabeo. “Me han dicho que serán espectaculares”, aseguró Caté, mientras que Ricardo expresó: “Espero que se emocionen como me pasa a mí en cada Macabeada”. ¡Mirá esta linda nota!

Del 5 al 15 de julio se llevarán a cabo los Panamericanos de México 2019. En la previa al inicio Caté Ibarra contó cómo se preparan los chicos: “Muy bien, muy concientizados en la exigencia que tienen estos campeonatos. Para ellos obviamente es el debut en unas Macabeadas y la verdad que hay que dejar una buena impresión. Hicimos una gran pretemporada que duró dos semanas. El equipo está con mucha disciplina y ganas de querer mejorar. Se ha notado y estamos súper contentos con eso”. Mientras que Ricardo Brizzola agregó: “Estamos con muchas ganas, alegría e ilusión. Junto al equipo, jugadores, entrenadores y dirigentes, que venimos trabajando desde el año pasado, con el esfuerzo y la dedicación necesaria, para estar a la altura de este maravilloso evento. Mi tercer Juego consecutivo. Las expectativas son muy altas, por el desafío que se nos presenta, y son las mismas que nos motivaron al asumir esta hermosa responsabilidad de liderar deportivamente el grupo de deportistas, junto a mi equipo de trabajo, y desarrollar lo planificado, para estos últimos meses de preparación”.

Por su parte, Ibarra contó lo que se imagina con respecto a lo que viene: “Es un poco de lo que ya he vivido en anteriores. Me sorprende mucho la preparación de los equipos, de las delegaciones en general, el optimismo con que llegan muchos, la importancia que tiene, lo masivo que es. Y ya me han dicho que estas Macabeadas en México serán espectaculares. Hay una tremenda infraestructura, preparación optima en los campos de juego, mucha gente, motivación. Obviamente para nosotros es súper importante hacer una buena presentación, pero más que nada dejar contentos a los chicos que se están preparando para algo muy importante. Para mi es fundamental el grupo, las vivencias, que son recuerdos que quedarán para el resto de sus vidas”. Por el lado de Brizzola, las sensaciones son similares: “Para estos Panamericanos imagino que tendrán excelencia organizacional, máxima entrega de sus deportistas, calidez humana, nuevos amigos, crecimiento humano y comunitario de todos nosotros. Las sensaciones de compartir esto con la gente del EIM son de orgullo, crecimiento, magia y agradecimiento por estar”.

“A los chicos los veo muy bien, con muchas expectativas y preguntas deportivas, sobre este o aquel país. Pero decodificando cada uno en forma distinta y transitando este proceso con un factor común, ansiedad y ganas de estar y jugar, ya que llevamos un grupo joven para la categoría, promedio de edad 14,8 años, y siendo esta, su primera Macabeada”, manifestó Ricardo, entrenador de básquet. 

Los sueños e ilusiones están a la orden del día, y Caté contó las suyas: “La verdad quiero que el grupo la pase bien, que esta experiencia quede grabada en sus vidas, que aprendan y sientan lo que es entrenar en alto rendimiento, con disciplina, competir con equipos que van preparados, los camarines, la concentración. Creo que esa es la parte donde ellos tienen que tener el mejor recuerdo de sus vidas. Lo más importante es que se sientan bien y cómodos”. Ricardo no se quedó atrás y también agregó: “En México me animo a soñar con muchas cosas y en distintas áreas, lo deportivo, educativo, comunitario y personal. Es el sueño nuestro motor, y que debemos transferir a nuestros deportistas, para que a través de ello enfrenten el evento más importante de su vida deportiva. Que dentro de la cancha jueguen con mucha pasión y fuera de ella disfruten, se vinculen y principalmente se emocionen, como me pasa a mí en cada Macabeada. Y por último permíteme agradecer a todos los dirigentes del EIM, Álvaro, Jessica, Mauricio y Alejandro, que vienen trabajando por el desarrollo del EIM y apoyando mi trabajo, hace muchos años”.

En el cierre de la charla, Ibarra agregó: “El EIM representa una parte muy importante en mi vida, un cambio rotundo de cuando yo dejé el fútbol profesional. No estaba dirigiendo y cuando llegué al Estadio me enamoré nuevamente de todo lo que me encantaba hacer. Ahí empecé a transmitir un poco a toda la gente y deportistas lo que yo sabía. Salió un brote dentro de mí que es inexplicable, esa pasión por entregar, por enseñar. Creo que la gente del EIM lo ha recibido de buena manera, he creado grandes lazos, grandes amigos, desde los directores hasta el último de los socios del Estadio. Hemos familiarizado de enorme manera, y la verdad me he llenado de vida, he vuelto a lo mío, entrenar, dirigir, siempre impregnándome de la energía que tiene el deporte en general y eso realmente es impagable. Lo disfruto al máximo cada día y espero que ojala esto no acabe nunca, que sigamos creciendo cada vez más, que pueda hacer un aporte enorme para todos los deportistas del Estadio, desde el más chiquito al más adulto, así que de lleno al cien por ciento con el Estadio Israelita”. 

¡Vamos con todo! ¡Vamos EIM! ¡Cada vez falta menos!

Por Jonathan Steingard - Diario Stampa en Chile